ENCUESTAS FALSAS


Sin lugar a duda, las encuestas son un parámetro indispensable dentro de la opinión pública, ya que marcan una pauta generalizada de tendencias que pueden incidir en la decisión de los votantes. Este apartado lo dedicaremos a mencionar en principio, el caso de las encuestas falsas, y al término citaremos los datos acerca de los estudios serios y los resultados obtenidos en las elecciones presidenciales del pasado 1 de julio de 2018.
No hay que perder de vista que el Instituto Nacional Electoral (INE) es la autoridad encargada de supervisar la elaboración y publicación de encuestas electorales. Es necesario que toda aquella casa encuestadora 12 criterios requeridos por el INE para realizar encuestas, entre los que se incluyen, entre otros los siguientes: fechas de levantamiento, metodología, costos, personas responsables o resultados.
En el transcurso del periodo electoral, del 8 de septiembre de 2017 al 13 de junio de 2018, el INE detectó la publicación de 416 encuestas sobre elecciones federales. De éstas se verificó que cumplieran con cada uno de los mencionados criterios de carácter científico aprobados por el Consejo General. [115]
La coordinadora de asesores de la secretaría ejecutiva del INE, Paula Ramírez Höhne afirmó que 194 estudios amparan 336 encuestas de las 416 realizadas, “lo que quiere decir que más del 80 por ciento de las encuestas publicadas que el INE detectó sobre elecciones federales a lo largo de todo el proceso electoral, tienen un respaldo informativo que le permite a la sociedad valorar la calidad de estos ejercicios y, por lo tanto, contribuir en una opinión pública mejor informada y, por supuesto, en un voto mejor informado”.
Es importante precisar, en cuanto a las encuestas de salida, que únicamente 111 empresas se recibieron acreditación para la elaboración de encuestas de salida para diferentes tipos de cargos en varias entidades federativas.
A pesar de que, en el artículo 213 de la LGIP hay una regulación de las encuestas por muestreo, hemos notado que el aumento de las encuestas falsas cuya metodología es oscura, como las que se muestran a continuación y pertenecen a medios que surgieron de “generación espontánea”.
En ese tenor en el informe presentado en sesión ordinaria de Consejo General el 18 de julio reportado del 7 de junio al 4 de julio se advirtió que:
No obstante, a manera de conclusión, los datos parecieran indicar que las encuestas sin respaldo científico, aquellas que aparecieron sin autor ni remitente, en algunos casos con resultados que llamaron la atención a mas de alguno; esas supuestas encuestas que en realidad solo fueron un gráfico con encabezado triunfalista, cayeron por su propio peso. Por lo que se puede decir que el gremio de la demoscopia electoral en México logró -gracias al esfuerzo por transparentar sus estudios, pero también por los resultados que arrojaron sus encuestas- distinguirse de quienes no emplearon metodología científica alguna.

Consejo General

Algunos ejemplos de encuestas falsas que detectamos a lo largo del proceso electoral que no cumplían con lo establecido por el INE son las siguientes: “AMLO encabeza y Meade aparece en segundo, según 24 Horas”, Politicomx;encuesta falsa Pauta mx: “Anaya recorta distancia con AMLO previo al tercer debate”, publicada en Publimetro, “Santander: Anaya está seis puntos arriba de AMLO: indecisos y antipejes, la diferencia” De manera gráfica mostramos típicos casos de encuestas falsas:
Es claro en que este tipo “estudios falsos” son una práctica muy negativa que debe ser suprimida de las redes sociales, ya que no cuentan con una metodología seria y su principal objetivo es desvirtuar la opinión de la ciudadanía con datos simulados.
Otro desafortunado ejemplo fue el de candidata Alejandra Barrales compartió en sus redes oficiales una encuesta atribuida a Televisa, la cual nunca se realizó y fue desmentido por dicha televisora. Con ese mismo modus operandi, el periódico “El Universal” se deslindó de una encuesta titulada “Se cierra la carrera por la presidencia de la República”.
Finalmente, es un ejercicio necesario reflexionar acerca del margen de error de las encuestadoras serias que cumplieron los requisitos del INE y presentaron los informes y acreditaciones frente a los resultados obtenidos por los resultados finales de la elección. De lo anterior se desprende la siguiente tabla elaborada por el periódico El Financiero.
De la gráfica expuesta se muestra que las encuestas elaboradas por el periódico El Financiero fueron las más apagadas a los resultados finales de la elección presidencial, mientras que Pop group, Conteo SC y Hora cero se alejaron drásticamente de los resultados.