LLAMADAS DIFAMATORIAS


Un tema que captó la atención de los especialistas, votantes, candidatos y autoridades que marcó un hito en el catálogo de las nuevas trampas electorales fue el de las llamadas que recibieron millones de mexicanos cuya principal finalidad fue desprestigiar a Andrés Manuel López Obrador y a otros candidatos del partido Morena.
De acuerdo con Santiago Nieto, ex titular de la FEPADE, este fenómeno también se presenció en la última elección del Estado de México en el año 2017, pero el modus operandi ha cambiado ya que se realizaban por las noches en contra de Delfina Gómez y Josefina Vázquez Mota.
Es evidente, que este tipo de prácticas no son ni pudieran considerarse manifestaciones de la libertad de expresión, ya que surgen las interrogantes: ¿de dónde fueron tomados los datos personales de millones de mexicanos?, ¿quién financió los gastos derivados de los servicios telefónicos y de las grabaciones?, si se tratara de un “call center”, ¿por quién fue contratado?
No hay que olvidar que la propaganda calumniosa que contenían estas llamadas está explícitamente prohibida por el artículo 41 de la Constitución; en caso de ser un particular el que estuviera detrás de estas llamadas, entraría en el supuesto previsto por el numeral 15 de la Ley General en Materia de Delitos Electorales que establece una pena de cinco a quince años a quien resulte culpable de destinar aportaciones a un candidato cuando exista prohibición legal; finalmente, si se trata de un “call center” contratado por un partido, incurriría en la previsión de servicios a campañas electorales sin formar parte del padrón de proveedores del INE que claramente tipifica el artículo 7 de la multicitada legislación.
En estas elecciones, recordamos que el primer antecedente de las llamadas que se han hecho contra Morena tuvo su origen en Puebla, como se constata de un artículo fechado el 13 de abril de 2018 por la revista Proceso: “Marinistas que hundieron a Puebla hoy son candidatos de Morena”, dice una voz de mujer apenas la persona contesta la llamada proveniente del número 55 3686 6580, que en algunos celulares aparece como procedente de Brasil”./h6>
Ante este panorama, el Instituto Nacional de Transparencia, acceso a la información y protección de datos personales (INAI) notificó a cuatro partidos políticos y tres call centers que inició una investigación por las llamadas anónimas contra Andrés Manuel López Obrador.
Por si fuera poco, Santiago Nieto advirtió a la opinión pública que las llamadas contra AMLO pueden generar bases de datos. Lo anterior causó grave preocupación a lo largo y ancho del país ya que el partido Morena registró estas llamadas telefónicas en contra de AMLO en las 32 entidades federativas de la República Mexicana.
Ante esta crisis, el Consejero Electoral Ciro Murayama se limitó a declarar que el antídoto a las llamadas y guerra sucia es “vota libre por quien quieras”. Lo cual fue interpretado por muchos de los simpatizantes agraviados como una postura falta de sensibilidad.
Incluso, el historiador Enrique Krauze denunció ante FEPADE el mal uso de su nombre en el audio en campaña contra morena que emplearon estos call centers.
En sesión extraordinaria urgente de la Comisión de Quejas y Denuncias, la autoridad electoral detectó que las empresas TKM Customer Solutions, INTELFON y Focus Investigations son las responsables de las llamadas contra el candidato de Juntos Haremos Historia. De acuerdo con los consejeros electorales Adriana Favela, Claudia Zavala, Pamela San Martín y Benito Nacif estas compañías expresaron no haber sido contratadas por algún partido político y que las llamadas fueron realizaron por sí mismas. El INE dio un ultimátum para que se dejaran de realizar, a pesar de ello, el día de la jornada electoral usuarios no sólo siguieron recibiéndolas, sino que también alertaron la recepción de mensajes –principalmente en contra de Claudia Scheimbaum.

Reportaje llamadas contra AMLO

 
 

Testimonios

Usuarios en redes sociales se pronunciaron de manera constante a lo largo de todo el proceso, como se constata de los siguientes testimonios: