Valorar lo invisible: el trabajo de cuidados

Manifiesto de los indignados en NY
8 mayo, 2019
El desafío ético de la globalización
8 mayo, 2019

LECTURA SUBVERSIVA


Autor:Alejandra Muñoz

Tipo de publicación: Artículo de opinión

País:

Año: 2017

Dónde leerlo

Sobre el texto: Este 22 de julio se conmemora el “Día Internacional del Trabajo Doméstico no remunerado”, fecha establecida durante el segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe de 1983 celebrado en Lima, Perú. En este encuentro se reconoció que “el trabajo doméstico es esencial para el bienestar de las sociedades, como lo es también el trabajo aplicado a la producción para el mercado”. Resulta claro que hay una equiparación de la valía del trabajo que se realiza en el hogar y el trabajo para los circuitos mercantiles, ambos necesarios para la reproducción social, sin embargo hay una diferencia fundamental: una gran parte del trabajo realizado en los hogares limpiando, cocinando, lavando y cuidando a las personas que constituyen las familias, no tiene paga alguna por lo que no se visibiliza como trabajo en sí mismo, pero sí constituye una carga ardua para quienes llevan a cabo esta labor que son tradicionalmente las mujeres y las niñas, limitando sus oportunidades y derechos al trabajo remunerado, a la capacitación y escolarización así como al disfrute del tiempo libre.